LOS 6 PILARES DE LA AUTOESTIMA, de Nathaniel Branden.

¿Qué es autoestima? Es la columna vertebral de la conducta humana. La salud de la mente. Lo que pensamos de nosotros mismos. Cómo nos percibimos. Cómo se origina una buena o baja autoestima. Padres o tutores colocan la piedra angular, contribuyen a que tengamos buena o mala autoestima. Freud diría que “mamá es culpable” de la baja autoestima, por ser ella quien en general tiene más contacto con los hijos, es su mayor influencia.

El propósito primario de la crianza de los padres es preparar al hijo para ser independiente. Si se logra, el joven pasará de la dependencia infantil y adolescente a la de un adulto que se respeta a sí mismo, es responsable de sí y responde a los desafíos de la vida.

A la autoestima debe dársele su importancia y así descubriremos qué autoestima tenemos. De las opiniones que emitimos en la vida, la más importante es la que expresamos sobre nosotros.

 

Los seis pilares de la autoestima son:

  1. Autoconocimiento: Implica conciencia de mis acciones, palabras, propósitos, valores, metas. Si no sé qué virtudes tengo, qué debilidades temperamentales y defectos de carácter me agobian, no sabré cómo resolver conflictos. Tampoco sabré por qué actúo y siento como lo hago. Qué debo mejorar o superar y qué debo cultivar para explotar. Andaré a ciegas. Pocas personas se conocen a sí mismas, pero pretenden conocer a sus hijos o a su pareja.
  2. Autoaceptación: Después de observarme y vivir consciente, debo aceptarme como soy. Una sana autoestima es imposible sin aceptación. Si me rechazo, ¿cómo pretendo que otros me acepten? Si me odio, ¿cómo espero que me amen? Puede ser que otros lo hagan, pero viviré saboteándome por no creer ser merecedor de lo mejor que la vida me pueda ofrecer y de que me amen. El autosabotaje es común en las relaciones sentimentales.
    Muchos se rechazan a sí mismos a un nivel patológico por lo que no podrán crecer ni madurar hasta que no empiecen a aceptarse y amarse a sí mismos. No se trata del narcisismo propio del que ve al prójimo por encima del hombro, sino de un narcisismo sano que permite aceptarme y amarme para vivir en paz conmigo y mis semejantes.  Debo reconciliarme conmigo mismo.
    Pero cuidado, la autoaceptación no es aprobar todo lo que somos o hacemos. Tampoco es rehusar buscar ayuda de un profesional de las emociones. Muchos iracundos manifiestan: “Yo soy así”. Aceptar lo que soy es prerrequisito del cambio. Negar lo que soy o hago agrava el problema, me daña y perjudica a otros. Si no puedo solo, debo buscar ayuda.
  3. Autorresponsabilidad: ser responsable de mis actos y palabras y de lograr mis metas. Cojo las riendas de mi vida y bienestar. Soy responsable de que mis sueños cristalicen. Soy responsable de mis decisiones y acciones. Soy responsable de mí, de mi felicidad. Entonces, ¿por qué responsabilizo a otros de mi infelicidad? ¿Por qué espero que me hagan feliz? Si no aprendo a ser feliz solo, ¿seré feliz acompañado? ¡No! Si no estoy dispuesto aceptar la responsabilidad por el logro de mis sueños, entonces no son sueños, son quimeras.
    Soy responsable de los aspectos de mi vida pero no soy responsable de todo lo que me sucede. Tengo control sobre algunas cosas, sobre otras no. Mi autoestima peligra si me culpo por aquello que está fuera de mi control.
  4. Autoafirmación: es la disposición de valerme por mí mismo, ser quien soy abiertamente, tratarme con respeto en todas las relaciones humanas sin máscaras para agradar a otros. Autoafirmación no es ser agresivo ni pasar por encima de los derechos de los demás. Hablar o escribir sin medir palabras y tonos es irresponsabilidad y hasta manipulación. Una terapia para autoafirmarnos debería aseverar –sin titubear y sin gritar– frente al espejo y cuantas veces sea necesario: “Tengo derecho a existir”.
  5. Autopropósito: significa tener razón o propósito para vivir. Utilizar talentos para conseguir las metas que nos hemos trazado. Si vinculamos nuestra autoestima a tener un buen rendimiento en una gran compañía, hemos colocado nuestro valor como persona en manos de los dueños de la empresa. Valemos por lo que somos como personas, no por las riquezas, posición social o títulos. Si nuestra valía está supeditada a lo que tenemos o hemos logrado, caeremos en bancarrota emocional si lo perdemos.
  6. Autointegridad: consiste en la integración de ideales, convicciones, creencias y normas por un lado, y la conducta por el otro. Al comportarnos de manera que nuestro criterio acerca de lo correcto choca con nuestras convicciones, creencias, moral o ética, caemos en incongruencias. Somos deshonestos intelectuales. Nos respetaremos menos. Autointegridad significa coherencia entre mis palabras y mis actos. Que mis obras no hagan tanto ruido que impidan oír mis palabras. Confiamos en la congruencia y recelamos de la incongruencia. Las palabras convencen, pero los ejemplos arrastran.

 

“Sin una sana autoestima seré como la hoja que arrastra el viento o quema el fuego. No seré un individuo (indivisible) sino un humano escindido por conflictos. No seré acción sino reacción.

Seré efecto, no causa”.

Fuente: J. E Cáceres-Arrieta.

 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Lol (domingo, 22 marzo 2015 02:13)

    Lol

  • #2

    junior (martes, 03 mayo 2016 02:55)

    gracias

  • #3

    Leo Montero (viernes, 20 octubre 2017 03:11)

    Cómprate una escalera de por lo menos 30 escalones y vas a ver como vos y tu autoestima estánan más arriba. Ojo q este bien q este bien apoyada por q sino se va a la mierda.