Maltrato psicológico: identificando el abuso y al maltratador.

Generalmente, cuando hablamos del maltrato pensamos en el maltrato físico, el que se evidencia con golpes y marcas, pero existe otro tipo de maltrato más sutil y por ello más difícil de identificar, el emocional.

Parece que la sociedad está muy concienciada en lo que respecta a la violencia física y cada vez más víctimas denuncian este hecho y son apoyadas por familiares y amigos. Con el maltrato psicológico es más complicado ya que no siempre es visible para los demás por lo que el entorno no suele ser muy consciente, ni la víctima lo comparte, ya que en ocasiones creen que forma parte de su relación y no identifican el abuso al que están siendo sometidas.

En este artículo se darán las claves para identificar este tipo de maltrato.

¿Qué es el maltrato psicológico?
El abuso psicológico o emocional involucra cualquier comportamiento, verbal o no verbal, que impacta negativamente sobre el bienestar emotivo o psicológico de otra persona.
Se dan casos de abuso psicológico en matrimonios, parejas íntimas, padres e hijos, hacia los ancianos, y por lo general, donde exista una diferencia de poder.

¿Cuáles pueden ser algunas de las causas?
Una persona puede abusar de otra para reclamar control. Es posible que ellos mismos se sientan enfadados e impotentes por lo que su cólera es redirigido a alguien cercano o con menor poder sobre ellos, así como sobre miembros familiares. En ocasiones fueron abusados en la niñez, aunque no siempre por ello se convierten en abusadores.

Otras veces es el resultado de roles tradicionales hombre-mujer, donde las mujeres son percibidas como propiedades y primeramente deben obedecer a sus padres, y más adelante a sus parejas. Si también hay abuso físico o sexual, hay abuso emocional.

También puede estar motivado por estados emocionales alterados como en los trastornos de ansiedad en los que se combinan una gran necesidad de control, tendencia obsesiva y perfeccionismo. Las personas con estas características de personalidad tienden a sentirse inseguros a la hora de delegar en los demás o de compartir responsabilidades con sus parejas asumiendo el total de la responsabilidad, lo que hace que su comportamiento se vuelva cada vez más controlador, crítico y exigente, hasta llegar a compartir criterios de abuso psicológico.

Signos e indicadores de Abuso Emocional.

¿Cómo detectar un potencial abusador?

 

 ¿Qué hace?

  • Trata mal a los demás (los trata con desprecio) e ignora sus sentimientos.
  • Es prepotente e irrespetuoso/a.
  • Reacciona exageradamente.
  • No siente empatía por otros. Sólo le importa cómo se siente él/ella.
  • Es arrogante y muy centrado/a en sí mismo.
  • Es egoísta, celoso/a y desconfiado/a.
  • Es pesimista y dramático/a.
  • Te ridiculiza en lo que más valoras, como en tus creencias, familia, sexo, habilidades, edad, apariencia u orientación sexual.
  • No aprueba lo que otros hacen mostrando aprecio o afecto.
  • Critica constantemente, insulta o grita.
  • Controla el dinero y toma todas las decisiones.
  • Intenta evitar que la pareja vea o hable con familiares y amigos.
  • Frecuentemente amenaza con marcharse de casa o te dice que te marches.
  • Manipula con mentiras y contradicciones.
  • Se comporta de manera amenazadora.
  • Utiliza expresiones faciales y/o posturas corporales para intimidarte.
  • Puede acusar a su pareja de infidelidad.
  •  Abusa verbalmente de los niños o mascotas del hogar.

 

 ¿Qué dice?

  • Habla mal de los demás, siempre ve los aspectos negativos.
  • Cuenta cómo fue víctima de injusticias.
  • Hace comentarios fuera de lugar que hacen sentir mal a otras personas.
  • Cuenta historias pasadas alarmantes que incluyen violencia doméstica.
  • Le gusta hablar de cómo sus ex parejas peleaban por él/ella.

¿Cómo te sientes?

  • Siempre debe hacer lo que su pareja desea o propone.
  • Teme hablar sobre sus propios sentimientos y necesidades.
  • Siente que su pareja critica todo lo que usted hace o dice.
  • Su pareja minimiza sus sentimientos y sus necesidades.
  • No siente que haya un trato equitativo en la pareja.
  • Se siente sin valor, confundido/a.
  • Siente tristeza, enfado y dependencia hacia el abusador.
  • Sin control sobre su propia vida.

¿Cómo ves la relación?

  • Como un callejón sin salida.
  • No es genuina, sincera o transparente.
  • No es una relación que le haga feliz o le aporte algo positivo a su vida.
  • Es una relación que le causa mucho estrés, diariamente.
  • No sabe cómo terminar la relación y/o siente cierta dependencia, al mismo tiempo.
  • No es una relación justa, dónde usted se sienta valorado/a como persona.

Indicios que pueden alertarte:

  • Habla con supuestos: “ Si…, entonces, yo podría…”
  • Culpa a los demás por su situación: “ Tuve un accidente por culpa de…”
  • Siente que tiene derecho a tratar mal a otros: “ Se lo merecía…”
  • Justifica cualquier cosa que hace: “ Tuve que…” “No tenía otra alternativa…”
  • Hace sentir en deuda a los demás: “ Mira todo lo que hago por ti…”
  • Nunca se responsabiliza por sus acciones.
  • Hace promesas que nunca cumple.

Nos crea dependencia:

  • Sentimos que necesitamos su permiso o aprobación.
  • Nos critica, nos humilla, nos prejuzga o se burla de nosotros en privado o frente a los demás.
  • Nos aísla de otras personas, ejerce control sobre nuestra vida, nos impide tomar decisiones.
  • Invade nuestra privacidad, controla nuestras llamadas, revisa nuestro correo.
  • Nos cuestiona permanentemente, nos dice qué debemos hacer, decir, sentir o pensar.
  • Limita nuestro acceso al dinero, nuestra independencia laboral o incurre en deudas que nosotros debemos pagar.
  • Nos lleva a creer que no podrá vivir sin nosotros o que nosotros no podremos vivir sin él/ella.
  • Nos hace creer que podemos ayudarle a cambiar.

 

¿Cómo saber si necesito ayuda?

  • Si dudas de tu propio juicio o te preguntas si estás perdiendo la cabeza.
  • Tienes miedo de tu pareja y expresas tus opiniones con menor frecuencia, y menor libertad.
  • Tienes miedo de los demás y tiendes a verlos con menor frecuencia.
  • Te tomas tu tiempo para evaluar cuidadosamente los estados de ánimo de tu pareja antes de tratar un tema.
  • Tienes que tener mucho cuidado cuando estás con otra gente, y tiendes a estar hipervigilante durante su presencia.
  • Pides permiso para gastar dinero, tomar clases o para salir con amigos.
  • Descubres que tus hijos están siendo negativamente afectados por el abuso. Por ejemplo, se aíslan, se vuelven agresivos, tienen pesadillas o les va mal en el colegio.
  • Has perdido confianza en tus habilidades, te vuelves depresiva, te sientes atrapada e impotente.

Es posible que te sientes identificada con lo expuesto en el artículo o lo estés viendo en familiares o amigos. Si piensas que tu pareja puede estar abusando psicológicamente de ti o te surgen dudas respecto a este tema, en Psicolibertad podemos ayudarte.

 

 

"Las cadenas y los muros del hogar son casi siempre invisibles". Luis Rojas Marcos.

 

"Las mentiras esconden la verdad al mundo

pero tú sabes cuál es la verdad,

no temas más, hazte ver y oír".

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Alejandra Galindo (jueves, 18 mayo 2017 08:30)

    Tan valioso es percatarnos que estamos en esa posición para protegernos, como darnos cuenta también cuándo somos nostrxs los que ejercemos abusivamente el poder.

    http://www.ayudapsicologicacognitivoconductual.com/