TANOREXIA, adicción al bronceado.

A menudo nos parece normal que la gente en la playa esté permanentemente bajo el sol, pero es bueno conocer que esto también puede desencadenar una obsesión que perjudica a nuestra salud.

La tanorexia es una enfermedad que la padecen aquellas personas que tienen una obsesión por estar morenas. Lo mismo que el anoréxico puede verse gordo ante el espejo, los tanoréxicos se ven pálidos, demacrados y con piel blanca aun presentando un bronceado intenso, que puede llegar a ser antiestético e insalubre.

Cada año aumenta el porcentaje de personas que padecen estos síntomas. El perfil de esta enfermedad lo presentan en una mayor medida mujeres, con edades entre los 20 a los 40 años, aunque el porcentaje de hombres ha aumentado en los últimos años de forma significativa.

Durante los meses de invierno las personas que padecen esta obsesión utilizan de forma compulsiva e incontrolada largas sesiones de solárium y rayos UVA, una práctica tremendamente peligrosa que degenera en quemaduras, un envejecimiento de la piel prematuro y lo que es peor: cáncer de piel. Además, nunca se ven conformes con su color de piel en verano, por lo tanto, no les importa pasar largas horas bajo el sol, incluso, en las horas de mayor calor y fortaleza solar.
Los adictos a los rayos UVA todo el año se exponen a ellos, se sienten mal o de mal humor si un día no toman sol o no asisten a su sesión de rayos UVA.

Tomar sol es una práctica saludable, siempre y cuando no se convierta en una adicción. Como siempre decimos, los excesos no son buenos. La adicción a los rayos UVA o la obsesión por estar cada vez más bronceado trae sus consecuencias y se considera una enfermedad: la tanorexia.

La forma de broncearse saludablemente y agregar salud a nuestro cuerpo con el sol, consiste en no pasar largas horas bajo la exposición solar y no hacerlo en horas pico. Siempre es necesario la utilización de protección solar apropiada.

Esta conducta obsesiva debe ser tratada por un psicólogo y las enfermedades que presente la piel derivadas de las exposiciones excesivas por el sol, por un dermatólogo.

Ahora que conoces esta información: ¿consideras que tu forma de tomar el sol y tu gusto por estar moren@ es saludable?

Escribir comentario

Comentarios: 0